MARCHAMO CONSULTAS Y PAGO

MARCHAMO CONSULTAS Y PAGO
AQUI CONSULTE EL PAGO DE MARCHAMO 2018

RADIO SONORA NUMERO 1 EN COSTA RICA

RADIO SONORA NUMERO 1 EN COSTA RICA
DE UN CLICK EN LA IMAGEN Y ESCUCHE EL AUDIO DE RADIO SONORA 700 AM

ESCUCHE RADIO SONORA POR INTERNET

ESCUCHE RADIO SONORA POR INTERNET
DE CLICK EN LA IMAGEN Y ESCUCHE EN VIVO RADIO SONORA

¿TEMAS POR LOS QUE EL PUBLICO INGRESA A NUESTRA PAGINA ?

ARCHIVO DE TEMAS

RADIO SONORA 700 AM

RADIO SONORA  700 AM
ESCUCHENOS EN INTERNET www.radiosonoracr.com

EL TIEMPO EN SAN JOSE, COSTA RICA

INGRESE SU EMAIL Y RECIBIRA LAS ACTUALIZACIONES DE ESTA PAGINA

RADIO SONORA 700 AM

RADIO SONORA 700 AM DE UN CLICK EN LA IMAGEN Y ESCUCHE NUESTRO AUDIO EN VIVO

RADIO SONORA   700 AM  DE UN CLICK EN LA IMAGEN Y ESCUCHE NUESTRO AUDIO EN VIVO
MUCHAS FELICIDADES EN ESTAS FIESTAS DE NAVIDAD 2016

LO MAS LEIDO EN LA HISTORIA DE LA VOZ DEL PUEBLO

LO MAS LEIDO EN ESTE MES

LO MAS LEIDO ESTA ULTIMA SEMANA

miércoles, 9 de noviembre de 2016

El republicano Donald Trump ha conmocionado a medio Estados Unidos y al mundo entero al derrotar a la demócrata Hillary Clinton en las elecciones presidenciales de Estados Unidos. Trump, un populista con un discurso xenófobo y antisistema, será el próximo presidente de Estados Unidos. Con el apoyo masivo de los estadounidenses blancos descontentos con las élites políticas y económicas, e inquietos por cambios demográficos acelerados, Trump rompió los pronósticos de los sondeos y logró una victoria que aboca a su país a lo desconocido. Nadie como Trump supo entender el hartazgo con el establishment, con el que se identificaba a Clinton. La ola populista global ha llegado a la Casa Blanca. El actual presidente, Barack Obama, ha llamado ya a Trump para felicitarle e invitarle a la Casa Blanca el jueves para iniciar la transición en el cargo.



"Los hombres y mujeres olvidados de nuestro país ya no serán olvidados", dijo Donald Trump en su discurso de la victoria, en Nueva York. El presidente electo, que debe jurar el cargo el 20 de enero, elogió a Clinton y dijo que es el momento de curar las divisiones del país.
Clinton no pronunció el tradicional discurso de aceptación de la derrota, y felicitó a Trump por teléfono.
El mundo esperaba ver a la primera mujer en la presidencia de EE UU, después de tener a un presidente afroamericano. Ocurrió lo inesperado. Los votantes eligieron a un demagogo, un hombre que ha reavivado algunas de las tradiciones más oscuras del país, que ha colocado en el centro del discurso político el insulto y la descalificación, un admirador de Vladímir Putin que amaga con reformular las alianzas internacionales de EE UU y lanzar un desafío al vecino del sur, México.
De norte a sur, de este a oeste, en Estados que votaron al presidente demócrata, Barack Obama, en 2008 y 2012, y en Estados republicanos, del tsunami de Donald Trump, una combinación de voto rural y voto obrero blanco, barrió con las estrategias sofisticadas de la campaña demócrata y anuló el efecto del voto latino y de las minorías por Clinton.
pulsa en la foto
Mapa de los resultados de las elecciones en Estados Unidos.
A medida que llegaban los resultados en los Estados clave y Trump sumaba victoria tras victoria, se disparaba el desconcierto de los especialistas en sondeos, de los estrategas demócratas, los mercados financieros y las cancillerías occidentales. La victoria en Florida, Estado que el presidente Barack Obama, demócrata como Clinton, ganó dos veces, abrió la vía para la victoria de un magnate inmobiliario y estrella de la telerrealidad que ha sacudido los cimientos de la política tradicional. Trump ganó después en Carolina del Norte, en Ohio y Pensilvania, entre otros Estados que Clinton necesitaba para ganar.
La llegada de Donald Trump a la Casa Blanca puede suponer una ruptura con algunas tradiciones democráticas de EE UU como es el respeto a las minorías y con la tranquila alternancia entre gobernantes que discrepaban de su visión del país, pero no en los valores fundamentales que le han sostenido desde su fundación.
Trump, que ha prometido construir un muro en la frontera con México y prohibir la entrada de musulmanes a EE UU, ha demostrado que un hombre prácticamente solo, contra todo y contra todos, y sin depender de donantes multimillonarios, es capaz de llegar a la sala de mandos del poder mundial. A partir del 20 de enero, allí tendrá al alcance de la mano la maleta con los códigos nucleares y controlará las fuerzas armadas más letales de planeta, además de disponer de un púlpito único para dirigirse su país y marcar la agenda mundial. Desde la Casa Blanca podrá lanzarse, si cumple sus promesas, a batallas con países vecinos como México, al que quiere obligar a sufragar el muro. México, vecino y hasta ahora amigo de EE UU, será el primero en la agenda del presidente Donald Trump.
pulsa en la foto
Reparto de escaños en la Cámara de Representantes y en el Senado de EEUU.
El republicano ha desmentido a todos los que desde hacía medio año pronosticaban su derrota. Ha derrotado a los Clinton, la familia más poderosa de la política estadounidense en las últimas tres décadas, si se exceptúa a otra familia, los republicanos Bush, que también se oponían a él. Se enfrentó al aparato de su propio partido, a los medios de comunicación, a Wall Street, a las grandes capitales europeas y latinoamericanas y a las organizaciones internacionales como la OTAN.
Su mérito consistió en entender el malestar de los estadounidenses víctimas del vendaval de la globalización, las clases medias que no han dejado de perder poder adquisitivo en las últimas décadas, los que han visto cómo la Gran Recesión paralizaba el ascensor social, los que asisten desconcertados a los cambios demográficos y sociales en un país cuyas élites políticas y económicas les ignoran. Los blancos de clase trabajadora —una minoría antiguamente demócrata que compite con otras minorías como los latinos o los negros pero que carece de un estatus social de víctima— han encontrado en Donald Trump al hombre providencial. También la corriente racista que existe en el país de la esclavitud y la segregación halló en Trump un líder a medida.
Trump pronosticó durante la campaña un Brexit multiplicado por cinco, en alusión a la decisión de Gran Bretaña, en referéndum, de salir de la Unión Europea. Y se ha cumplido. La furia populista a ambos lados del Atlánticoconsigue así su mayor victoria. El golpe se dirige a las élites estadounidenses y globales. Y es una prueba de que tiempos de incertidumbre son el caldo de cultivo idóneo para los líderes  con los sensores para identificar los temores de la sociedad y con un mensaje simplificador que identifique al enemigo interno y externo.
Los interminables escándalos, reales o inventados, de Clinton lastraron su candidatura. Pocos políticos se identificaban tanto con las élites como ella. A fin de cuentas, es la esposa de un presidente y EE UU, una república fundada contra las dinastías, ya tuvo suficiente con los presidentes Bush padre e hijo.
Los estadounidenses querían probar algo distinto, y en un año de cambio, después de ocho con un demócrata en la Casa Blanca, no había candidato más nuevo que Donald Trump. Ninguno representaba mejor que él un puñetazo al sistema, el intento de hacer borrón y cuenta nueva con la clase política de uno y otro partido. No importaron sus salidas de tono constante, ni sus mentiras, ni sus ofensas a los excombatientes, ni sus declaraciones machistas. No importó que EE UU tuviese un presidente popular del mismo partido demócrata, ni que la economía hubiese crecido a ritmo sostenido en los últimos años y el desempleo se hubiese reducido a niveles de plena ocupación.
ver fotogalería
Partidarios de Trump sujetan pancartas durante el evento celebrado en Nueva York.  AFP
La victoria del republicano deja una sociedad fracturada. Las minorías, las mujeres, los extranjeros que se han sentido insultadas por Trump deberán acostumbrarse a verlo como presidente. También deja una sociedad con miedo. El presidente electo ha prometido deportar a los 11 millones de inmigrantes sin papeles, una operación logística con precedentes históricos siniestros. El veto a la entrada de los musulmanes vulnera los principios de igualdad consagrados en la Constitución de EE UU.
Su inexperiencia y escasa preparación alimentan la incógnita sobre cómo gobernará. Una teoría es que una vez en el despacho oval se moderara y que, de todos modos, el sistema de contrapoderes frene cualquier afán autoritario. La otra es que, aunque este país no haya experimentado un régimen dictatorial en el pasado, las proclamas de Donald Trump en campaña auguran una deriva autoritaria.
Hay momentos en los que las grandes naciones dan giro brusco. Cuando se trata de Estados Unidos de América, el giro afecta a toda la humanidad. El 8 de noviembre de 2016 puede pasar a la historia como uno de estos momentos.


Estas son 15 promesas que Trump deberá cumplir como Presidente - 1. Aseguró que construirá un muro a lo largo de la frontera sur de los Estados Unidos, para evitar el ingreso de los inmigrantes ilegales. “Será el muro más grandioso que jamás hayan visto”, dijo varias veces, asegurando además que los mexicanos pagarán por él, con un impuesto a las remesas. Además dijo que deportará a 11 millones de indocumentados que viven en los Estados Unidos. 2. Cancelará el programa de salud “Obamacare” y prometió que lo sustituiría con “algo fantástico, mucho mucho mucho mejor”. Nunca especificó de qué se trata ese programa sustituto. 3. Reconstruirá la infraestructura del país, especialmente aeropuertos y puentes “que parece que pertenecen a un país del tercer mundo”. 4.- Quitará los fondos del programa Planned Parenthood que vela por la salud y derechos reproductivos de las mujeres. 5.- “Cuidaré de las mujeres, tengo un gran respeto por las mujeres. Las aprecio y cuidaré a las mujeres”. 6.- En diciembre de 2015 dijo que prohibirá el ingreso de la mayoría de los musulmanes que ingresan a los Estados Unidos. De igual modo, “prometió” que prohibiría el ingreso de los refugiados sirios y sacaría del país a aquellos que ya están en los Estados Unidos. 7.- Ordenar una revisión inmediata de todas las defensas cibernéticas de los Estados Unidos, detectar las vulnerabilidades y formar un Equipo de Revisión Cibernética con miembros militares, de seguridad y del sector privado. 8.- Podría cerrar las mezquitas que se encuentran en los Estados Unidos. 9.- No tomará vacaciones mientras sea presidente. En junio de 2015 aseguró que “difícilmente dejaré la Casa Blanca, ¡hay tanto por hacer! (…) Uno no necesita tiempo libre”. 10. Acusará a Hillary Clinton ante la Justicia de su país por el uso de un servidor de privado para enviar y recibir correos electrónicos mientras era Secretaria de Estado. 11.- Permitirá el uso de la marihuana medicinal para todas las personas enferms y dejar que sea cada estado el que decida si legaliza o no la marihuana. 12. Dejará de “gastar dinero” en la exploración espacial. Promoverá programas privados que inviertan en esto. 13. Fortalecerá el ejército para que sea “tan grande, tan fuerte y tan maravilloso” que “nadie se va a meter con nosotros”. 14. Permitirá que Rusia se haga cargo del Estado Islámico en Siria. 15.- Devolverá los empleos a los Estados Unidos, refiriéndose a los trabajos que ofrecen las empresas estadounidenses en países como China, México, Japón y otros. Promover una economía dinámica que permita la creeación de 25 millones de nuevos empleos en la próxima década. “Seré el mejor presidente que Dios ha creado en temas laborales”.







1. Aseguró que construirá un muro a lo largo de la frontera sur de los Estados Unidos, para evitar el ingreso de los inmigrantes ilegales. “Será el muro más grandioso que jamás hayan visto”, dijo varias veces, asegurando además que los mexicanos pagarán por él, con un impuesto a las remesas. Además dijo que deportará a 11 millones de indocumentados que viven en los Estados Unidos.



2. Cancelará el programa de salud “Obamacare” y prometió que lo sustituiría con “algo fantástico, mucho mucho mucho mejor”. Nunca especificó de qué se trata ese programa sustituto.

3. Reconstruirá la infraestructura del país, especialmente aeropuertos y puentes “que parece que pertenecen a un país del tercer mundo”.

4.- Quitará los fondos del programa Planned Parenthood que vela por la salud y derechos reproductivos de las mujeres.

5.- “Cuidaré de las mujeres, tengo un gran respeto por las mujeres. Las aprecio y cuidaré a las mujeres”.

6.- En diciembre de 2015 dijo que prohibirá el ingreso de la mayoría de los musulmanes que ingresan a los Estados Unidos. De igual modo, “prometió” que prohibiría el ingreso de los refugiados sirios y sacaría del país a aquellos que ya están en los Estados Unidos.



7.- Ordenar una revisión inmediata de todas las defensas cibernéticas de los Estados Unidos, detectar las vulnerabilidades y formar un Equipo de Revisión Cibernética con miembros militares, de seguridad y del sector privado.

8.- Podría cerrar las mezquitas que se encuentran en los Estados Unidos.

9.- No tomará vacaciones mientras sea presidente. En junio de 2015 aseguró que “difícilmente dejaré la Casa Blanca, ¡hay tanto por hacer! (…) Uno no necesita tiempo libre”.

10. Acusará a Hillary Clinton ante la Justicia de su país por el uso de un servidor de privado para enviar y recibir correos electrónicos mientras era Secretaria de Estado.

11.- Permitirá el uso de la marihuana medicinal para todas las personas enferms y dejar que sea cada estado el que decida si legaliza o no la marihuana.

12. Dejará de “gastar dinero” en la exploración espacial. Promoverá programas privados que inviertan en esto.

13. Fortalecerá el ejército para que sea “tan grande, tan fuerte y tan maravilloso” que “nadie se va a meter con nosotros”.

14. Permitirá que Rusia se haga cargo del Estado Islámico en Siria.

15.- Devolverá los empleos a los Estados Unidos, refiriéndose a los trabajos que ofrecen las empresas estadounidenses en países como China, México, Japón y otros. Promover una economía dinámica que permita la creeación de 25 millones de nuevos empleos en la próxima década. “Seré el mejor presidente que Dios ha creado en temas laborales”.

Un EE. UU. muy herido: el premio para el ganador / Ya se supo quién ganó. Ya conocemos el premio: una herida enorme y horrible en el corazón de la política estadounidense. Casi dos años de incesante campaña y de retórica con tintes raciales han dejado al descubierto profundas fracturas que sangran y se consolidan. La raza, el género y la clase parecieron ser factores más decisivos que nunca para pronosticar si un estadounidense votaba por Donald Trump o Hillary Clinton. Y así como los estadounidenses se atrincheran cada vez más en sus posiciones, los políticos tienen poca motivación para comprender al contendiente.



Ya se supo quién ganó. Ya conocemos el premio: una herida enorme y horrible en el corazón de la política estadounidense.

Casi dos años de incesante campaña y de retórica con tintes raciales han dejado al descubierto profundas fracturas que sangran y se consolidan.

La raza, el género y la clase parecieron ser factores más decisivos que nunca para pronosticar si un estadounidense votaba por Donald Trump o Hillary Clinton. Y así como los estadounidenses se atrincheran cada vez más en sus posiciones, los políticos tienen poca motivación para comprender al contendiente.

LEA: Donald Trump destroza los pronósticos y se convierte en presidente de Estados Unidos

Esa dinámica marcó el tono, para bochorno de Estados Unidos y del resto del mundo. A menudo, esta campaña apareció como una conversación ruidosa e incoherente que se desarrollaba en dos mundos paralelos, en la cual el republicano Donald Trump y la demócrata Hillary Clinton vociferaban a través de la sima que los separaba.

MÁS INFORMACIÓN
¿Quién es y qué propone Donald Trump, el nuevo presidente de los Estados Unidos?
México va a la cancha donde cayó en las últimas cuatro eliminatorias
Donald Trump sube y se trae abajo los mercados bursátiles
Puede que fuera una contienda llena de momentos imprevisibles, pero sus certezas fueron igual de notables.

A su llegada al día clave, Clinton parecía encarrilada hacia una victoria clara, en ocasiones por abrumadora mayoría, entre votantes negros, hispanos y de educación universitaria.

Trump, por su parte, se vio impulsado por el apoyo de votantes blancos de clase trabajadora, un grupo que según las encuestas podría rechazar a Clinton con mayor vehemencia que a cualquiera de sus predecesores demócratas recientes.

LEA: ¿Quién es y qué propone Donald Trump?

Marcada división. Esta división entre blancos y minorías, entre hombres y mujeres, entre los que tienen educación universitaria y los que no, no comenzó en 2016. Es probable que la coalición de Clinton se parezca mucho a la formada en el 2008 y el 2012 por el actual presidente, Barack Obama, en un fenómeno con raíces aún más antiguas.

Pero en el 2016 será recordado como el año en el que las divisiones se agrandaron, las posiciones se consolidaron y la conversación se volvió más dolorosa.

Se recordará este año como la ocasión en que un candidato republicano pudo describir a ciudades estadounidenses como “zonas de guerra”, aparentemente sin consideración por los sentimientos de las personas que tienen su hogar allí.

Donald Trump gana elecciones en EUA y sorprende al mundo -



Sus propuestas los retratan como candidatos opuestos. Hillary Clinton y Donald Trump se disputan la Presidencia de Estados Unidos con planteamientos antagónicos en temas de interés como migración, salud, política exterior y educación.

Esta campaña electoral se ha caracterizado por ser atípica y las propuestas no han ocupado el centro de discusión de los candidatos, quienes se han enfocado más en la batalla de cómo llegar a determinados sectores de la población estadounidense, como los latinos y los jóvenes.

LEA: Test: 10 preguntas que le mostrarán si usted piensa como Hillary Clinton o Donald Trump

Ambos expusieron algunas de sus iniciativas durante los tres debates a los que se enfrentaron en los últimos dos meses. Clinton cuenta con un plan de campaña, mientras que su rival carece de una propuesta formal de planteamientos.

Impacto en la región

En América Latina, la migración es uno de los asuntos que más genera preocupaciones. Este es el tema estrella de Trump y su principal propuesta es levantar un muro entre Estados Unidos y México para evitar el paso de migrantes. Mientras, Clinton plantea disminuir las deportaciones y opta por impulsar una reforma migratoria que avance con más rapidez frente a la que propuso el presidente Barack Obama en noviembre del 2014.

MÁS INFORMACIÓN
Donald Trump arremete en feudos demócratas en pos de llegar a la Casa Blanca
Donald Trump aventaja a Hillary Clinton por un punto en nueva encuesta
¿Quién es peor?
Durante las dos administraciones de Obama, al menos tres millones de migrantes fueron deportados.

Para Guillermo Acuña, director del Instituto de Estudios Sociales en Población (Idespo), los dos candidatos representan una amenaza para la migración, pues considera que tras las elecciones el nivel de rechazo hacia los migrantes será aún más alto que en la actualidad.

LEA: Análisis: Propuestas de Donald Trump en inmigración

Además, prevé que aumenten los flujos migratorios como el de los cubanos, haitianos y africanos, lo que acentuaría una crisis en la región, pues los gobiernos vecinos carecen de respuestas coordinadas para enfrentarla.

"Con los dos candidatos habría un blindaje de fronteras mucho mayor al que tenemos ahora y los problemas con los flujos migratorios que provienen de África o Haití se acrecentarían y entrarían en una etapa de mayor auge, ya que no hay una articulación en la región para dar una respuesta rápida", explicó Acuña.

Seguidores de Clinton abandonan cabizbajos centro de eventos antes de discurso



Nueva York, 9 nov (EFE).- Numerosos seguidores de la candidata presidencial demócrata Hillary Clinton, que esperaron durante horas en el centro de convenciones Javits Center celebrar su victoria, ya abandonan el lugar cabizbajos, incluso antes de escuchar el discurso de su líder en el que previsiblemente reconocerá la derrota.



"Sinceramente, vamos a tener un tarado como presidente. Ahora mismo preferiría vivir en cualquier otro lugar", explicó a Efe a la salida del recinto Maggie Pen, de 51 años.


"No queremos ni quedarnos. La gente está desolada y todo son lloros ahí dentro", añadió la publicista, nacida y criada en Nueva York.


Para Stefanie Davies, afroamericana, en cambio, el resultado "no es sorprendente".


"Siendo honestos con nuestra historia, América tiene un historial de racismo que no podemos olvidar, siempre ha estado ahí", apuntaba la joven, de 38 años, que también decidía volver a casa portando todavía su chapa de "Stronger Together" (Más fuertes juntos) y una bandera de EE.UU.


"Preocupado" y "aterrado" se mostró David Li, joven estudiante de matemáticas en Nueva York, que se dijo "preocupado por EE.UU. y el conjunto de la raza humana".


"Es alguien extremadamente peligroso por su punto de visita sobre muchas cosas, es alguien por ejemplo que niega el cambio climático", reflexionó.


"Estoy preocupado por mis perspectivas en este país como nacido en EE.UU., pero también por el futuro de toda la gente que ha llegado buscando aquí un futuro mejor", apuntó.


Aunque esta ha sido una campaña llena de sorpresas, la posible victoria del candidato republicano Donald Trump no era la opción más probable ni para los seguidores de Clinton ni para la prensa estadounidense e internacional.


Clinton contaba con las encuestas de su parte y planeó a lo grande una celebración en el principal centro de convenciones de Manhattan, el Javits Center, al que durante la tarde llegaron varios miles de personas para celebrar una posible victoria tanto dentro del recinto como en el exterior, frente a una enorme pantalla gigante.


Los asistentes llegaron con la emoción de terminar la noche brindando por la primera mujer presidente de EE.UU., pero finalmente la jornada fue histórica por motivos distintos.

A principios de semana se habían anunciado actuaciones musicales e incluso fuegos artificiales sobre el río Hudson, pero se suspendieron por motivos presupuestarios, según fuentes demócratas. EFE

CNN EN ESPAÑOL Resultados electorales: Trump acaricia la presidencia - EL TEMOR SE APODERA DEL MUNDO ENTERO DONALD TRUMP ES EL NUEVO PRESIDENTE DE ESTADOS UNIDOS


LO PEOR QUE PODIA PASAR PASO. DONAL TRUMP ES EL NUEVO PRESIDENTE DE EEUU  Y EL MUNDO SE TAMBALEA. 

SIN EXPLICACIONES 




Resultados electorales: Trump acaricia la presidencia


Trump suma 247 votos del colegio electoral y Clinton lleva 215, según proyecciones de CNN.
Donald Trump ganó Florida, el mayor estado en disputa mayor, con un estrecho margen. Florida, con 29 votos del colegio electoral, es un estado clave y podría determinar el ganador de la elección.
Trump ganó en Ohio (18 votos electorales) y Carolina del Norte (15 votos electorales), otros estados en disputa.

Trump gana en:

  • Indiana
  • Virginia Occidental
  • Kentucky
  • Mississippi
  • Oklahoma
  • Tennessee
  • Carolina del Sur
  • Alabama
  • Kansas
  • Dakota del Norte
  • Dakota del Sur
  • Wyoming
  • Texas
  • Arkansas
  • Louisiana
  • Montana
  • Missouri
  • Ohio
  • Idaho
  • Carolina del Norte
  • Florida
  • Georgia
  • Iowa
  • Utah
  • Alaska
  • Cuatro de los cinco votos electorales en Nebraska

Hillary Clinton gana en:

  • Vermont
  • Delaware
  • DC
  • Illinois
  • Maryland
  • Massachusetts
  • Nueva Jersey
  • Rhode Island
  • Nueva York
  • Connecticut
  • Nuevo México
  • California
  • Hawai
  • Oregon
  • Estado de Washington
CNN proyecta que los republicanos mantendrán el control de la Cámara de Representantes. Quedarán con 120 representantes, mientras los demócratas tendrán 88.

El electorado se vuelve menos blanco y más latino

Alrededor del 70% de los votantes el martes son blancos, comparado con el 72% de hace cuatro años. También cayeron los votantes negros: de 13% a 12%.
Entretanto, la población latina subió de 10% a 11%, y la asiática de 3% a 4%.

A los votantes les gustó su candidato

A lo largo de la campaña, muchos estadounidenses dijeron que escogerían entre el menor de dos males. Pero cuando salieron de las urnas, 42 % de los votantes dijo que se sentía bien a favor de su candidato.
Solo 25% dijo que su voto fue basado en el rechazo a otras opciones. Otro 31% dijo que les gustó su candidato, pero que tenían reservas.

Poco entusiasmo

No hay mucho de dónde escoger. Así es como muchos votantes se sienten sobre los candidatos presidenciales en EE.UU. Solo cerca de 4 de cada 10 votantes dijeron que les emocionaría o serían optimistas si Hillary Clinton o Donald Trump llegan a la Casa Blanca, según los sondeos de boca de urna.
Eso contrasta con su visión sobre el actual presidente. Alrededor de 54% de los votantes que acudieron a las urnas este martes dijeron que aprueban el trabajo de Barack Obama como presidente.
Y mientras se Donald Trump ha hablado mucho sobre que la elección está amañada, alrededor de 8 de cada 10 votantes dijeron que confían de alguna manera en que los resultados de la elección serán contados de forma precisa.

El momento de la decisión: hace varias semanas

Los votantes dijeron que decidieron su voto hace mucho tiempo, según indican las encuestas de boca de urna.
Alrededor de 62% de los votantes decidieron antes de septiembre por quién iban votar. Otro 26% decidió en septiembre o octubre.
Pero solo 12% decidió en la última semana o en los últimos días. Esto sugiere que las recientes revelaciones del FBI reabriendo y luego cerrando de nuevo su investigación relacionada con los correos electrónicos de Hillary Clinton y las acusaciones por conducta inapropiada de Donald Trump no tuvieron mucho impacto en los estadounidenses a la hora de acudir a votar.

EL MUNDO ENTERO LAMENTA TRIUNFO DE DONALD TRUMP REPUBLICANO QUE CON EL ODIO, MACHISMO Y CONTRARIO A TODOS LOS VALORES ENGAÑO AL PUEBLO DE EEUU ESTE 8 DE NOVIEMBRE. SE TAMBALEAN LAS BOLSAS DEL MUNDO ANTE VICTORIA DE LOS REPUBLICANOS. NOTICIAS DE ULTIMA HORA SOBRE ELECCIONES DE EEUU - ELECCIONES 2016 -


Minuto a minuto: Estados Unidos elige a su próximo presidente ...

LA NACION (Argentina) - ‎hace 1 hora‎
0. Estados Unidos elige hoy al sucesor de Barack Obama . Hillary Clinton o Donald Trump . Uno de ellos dos será el próximo presidente de Estados Unidos, y será quien hoy supera los 270 votos electorales, en una elección que tiene al mundo en vilo ...