RADIO SONORA NUMERO 1 EN COSTA RICA

RADIO SONORA NUMERO 1 EN COSTA RICA
DE UN CLICK EN LA IMAGEN Y ESCUCHE EL AUDIO DE RADIO SONORA 700 AM

¿TEMAS POR LOS QUE EL PUBLICO INGRESA A NUESTRA PAGINA ?

RADIO SONORA 700 AM

ENCUESTA SOBRE EL GOBIERNO DE LUIS GUILLERMO SOLIS

ESCUCHE RADIO SONORA POR INTERNET

ESCUCHE RADIO SONORA POR INTERNET
DE CLICK EN LA IMAGEN Y ESCUCHE EN VIVO RADIO SONORA

RADIO SONORA 700 AM

RADIO SONORA  700 AM
ESCUCHENOS EN INTERNET www.radiosonoracr.com

EL TIEMPO EN SAN JOSE, COSTA RICA

PROGRAMA QUE SE TRANSMITE DESDE 1995 EN COSTA RICA. ESCUCHELO EN RADIO SONORA 700 AM. DE LUNES A VIERNES DE 9 AM A 12 MD. DIRECTOR WALTER EDUARDO RODRIGUEZ CAMPOS TELEFONOS: 22442727 - 87151515

ESCUCHE RADIO SONORA EN VIVO 24 HORAS AL DIA

ESCUCHE RADIO SONORA EN VIVO 24 HORAS AL DIA
DE CLICK EN EL LOGO DE RADIO SONORA

ARCHIVO DE TEMAS

martes, 17 de febrero de 2015

MELVIN JIMENEZ MARIN MINISTRO DE LA PRESIDENCIA EL CANCER DEL GOBIERNO ¿ HASTA CUANDO SEÑOR PRESIDENTE LUIS GUILLERMO SOLIS RIVERA ? ------ Don Luis Gui­ller­mo Solís no llegó vir­gen al año de go­bierno. Se le em­pe­zó a des­ven­ci­jar el an­da­mia­je pre­si­den­cial antes de em­pe­zar­lo. Pa­re­cie­ra ir por el mismo ca­mino de sus an­te­ce­so­res, es decir, que se les acaba el Go­bierno en uno o dos años y la otra mitad la de­di­can a via­jar más, a inau­gu­rar uto­pías y a aci­ca­lar­se con cam­pa­ñas de ima­gen. El otro día vi al pre­si­den­te en te­le­vi­sión y no lucía bien. Tenía oje­ras. Su sem­blan­te ya no es el mismo de cuan­do vi­si­ta­ba a sus ve­ci­nos de Za­po­te o an­da­ba por las ca­lles re­par­tien­do besos. No son­ríe igual. Debe estar dur­mien­do mal, con so­bre­sal­tos. Se le ve ta­ci­turno. Me­lan­có­li­co. ¿Año­ra­rá ya su “antes” del 8 de mayo de 2014? Y es por­que el jo­di­do poder, ade­más de mie­les, tiene hie­les. Hace poco, don Luis Gui­ller­mo botó a dos em­ba­ja­do­res uno tras otro, lere­nun­ció un vi­ce­mi­nis­tro en medio de una gran co­me­dia bufa y la se­ma­na pa­sa­da la mi­nis­tra de Salud. ¿Cuán­tos más se le irán por in­con­sis­ten­cias, falta de pre­su­pues­to o des­mo­ti­va­ción? En cam­bio, el mi­nis­tro que de­be­ría irse, no se va. El pre­si­den­te ca­re­ce de in­ter­lo­cu­tor. Don Mel­vin no podía serlo nunca. Sin ca­ris­ma po­lí­ti­co está fre­ga­do y, en­ci­ma… ¡Po­lé­mi­co! A la larga salve mu­chas almas como obis­po lu­te­rano, pero las de los dipu­tados son más duras de pelar. Las frac­cio­nes le­gis­la­ti­vas, in­clu­yen­do la del PAC, su pro­pio par­ti­do, lo nin­gu­nean. Lo miran con re­ce­lo. Lo sien­ten bicho raro. Y si con los dipu­tados el asun­to está cues­ta arri­ba, con la opi­nión pú­bli­ca, peor. Im­po­si­ble para don Mel­vin do­mes­ti­car­la. Para efec­tos del pú­bli­co, él es un per­so­na­je des­te­ñi­do, sin voz ni cre­di­bi­li­dad. Por muy re­li­gio­so que sea, no tiene el ángel que su pues­to ac­tual exige. Si don Mel­vin cree en la jus­ti­cia, pues há­ga­le jus­ti­cia a su jefe y de paso tam­bién al país.



La soledad del Presidente

Don Luis Gui­ller­mo Solís no llegó vir­gen al año de go­bierno. Se le em­pe­zó a des­ven­ci­jar el an­da­mia­je pre­si­den­cial antes de em­pe­zar­lo. Pa­re­cie­ra ir por el mismo ca­mino de sus an­te­ce­so­res, es decir, que se les acaba el Go­bierno en uno o dos años y la otra mitad la de­di­can a via­jar más, a inau­gu­rar uto­pías y a aci­ca­lar­se con cam­pa­ñas de ima­gen.
El otro día vi al pre­si­den­te en te­le­vi­sión y no lucía bien. Tenía oje­ras. Su sem­blan­te ya no es el mismo de cuan­do vi­si­ta­ba a sus ve­ci­nos de Za­po­te o an­da­ba por las ca­lles re­par­tien­do besos. No son­ríe igual. Debe estar dur­mien­do mal, con so­bre­sal­tos. Se le ve ta­ci­turno. Me­lan­có­li­co. ¿Año­ra­rá ya su “antes” del 8 de mayo de 2014?
Y es por­que el jo­di­do poder, ade­más de mie­les, tiene hie­les. Hace poco, don Luis Gui­ller­mo botó a dos em­ba­ja­do­res uno tras otro, lere­nun­ció un vi­ce­mi­nis­tro en medio de una gran co­me­dia bufa y la se­ma­na pa­sa­da la mi­nis­tra de Salud. ¿Cuán­tos más se le irán por in­con­sis­ten­cias, falta de pre­su­pues­to o des­mo­ti­va­ción? En cam­bio, el mi­nis­tro que de­be­ría irse, no se va.
El pre­si­den­te ca­re­ce de in­ter­lo­cu­tor. Don Mel­vin no podía serlo nunca. Sin ca­ris­ma po­lí­ti­co está fre­ga­do y, en­ci­ma… ¡Po­lé­mi­co! A la larga salve mu­chas almas como obis­po lu­te­rano, pero las de los dipu­tados son más duras de pelar. Las frac­cio­nes le­gis­la­ti­vas, in­clu­yen­do la del PAC, su pro­pio par­ti­do, lo nin­gu­nean. Lo miran con re­ce­lo. Lo sien­ten bicho raro.
Y si con los dipu­tados el asun­to está cues­ta arri­ba, con la opi­nión pú­bli­ca, peor. Im­po­si­ble para don Mel­vin do­mes­ti­car­la. Para efec­tos del pú­bli­co, él es un per­so­na­je des­te­ñi­do, sin voz ni cre­di­bi­li­dad. Por muy re­li­gio­so que sea, no tiene el ángel que su pues­to ac­tual exige. Si don Mel­vin cree en la jus­ti­cia, pues há­ga­le jus­ti­cia a su jefe y de paso tam­bién al país.
Más grave aún; cuan­do el pro­pio pre­si­den­te Solís ha que­ri­do po­ner­le el pecho a las balas, no ha sa­li­do bien li­bra­do. La se­ma­na pa­sa­da que pre­ten­dió ante la pren­sa jus­ti­fi­car sus fre­cuen­tes via­jes al ex­te­rior, no le fue ni re­gu­lar. Quedó mal pa­ra­do, no por la via­ja­de­ra en sí como por los ar­gu­men­tos tan ja­la­dos del pelo para de­fen­der­la.
En sín­te­sis, el pre­si­den­te Solís está solo. ¿Quién, con au­to­ri­dad, ha­bla­rá ahora por él? ¿Y con qué grado de au­to­ri­dad? Por lo pron­to no pa­re­ce haber nadie a la vista. Ni si­quie­ra sus obras pue­den ha­blar por él por­que no hay, no tiene, no se ven. Tam­po­co cuen­ta con un hom­bre de pren­sa que le sirva de es­cu­de­ro o, bien, de ci­ru­jano plás­ti­co pre­si­den­cial. Nada de nada.
Por si fuera poco, la opo­si­ción le­gis­la­ti­va alia­da ya se le in­su­bor­di­nó, y la no alia­da, pre­ten­de apro­ve­char­se del río re­vuel­to. El Fren­te Am­plio se de­ba­te en un lío entre pa­sio­nal y exis­ten­cial y el PAC es un cisma con el ac­tual pre­si­den­te del di­rec­to­rio le­gis­la­ti­vo cues­tio­na­do y Ottón Solís as­pi­ran­do a su­ce­der­lo este 1º de mayo. ¡De locos! Es como una melé en el área con todo el mundo ti­ran­do pa­ta­das para ano­tar o evi­tar el gol.
Es decir, el Poder Le­gis­la­ti­vo y el Poder Eje­cu­ti­vo están tal para cual. No car­bu­ran entre sí. Si­guen sien­do un re­fle­jo fiel de la me­dio­cri­dad po­lí­ti­ca ac­tual, esa que los teó­ri­cos del poder pre­fie­ren ig­no­rar o di­si­mu­lar para no afec­tar a la de­mo­cra­cia aun­que el país se hunda.
En re­su­men, al cum­plir su pri­mer añito en el poder, el pre­si­den­te Solís ne­ce­si­ta con ur­gen­cia un GPS o Guía Para Sal­var­se que in­clu­ya: ubi­ca­ción ac­tual exac­ta, pies sobre la tie­rra, vi­sión de largo al­can­ce, brú­ju­la, bue­nas botas para va­dear la tur­bu­len­cia y al­gu­na luz en el ho­ri­zon­te.
ed@​col​umni​stae​dgar​espi​noza.​com