RADIO SONORA NUMERO 1 EN COSTA RICA

RADIO SONORA NUMERO 1 EN COSTA RICA
DE UN CLICK EN LA IMAGEN Y ESCUCHE EL AUDIO DE RADIO SONORA 700 AM

¿TEMAS POR LOS QUE EL PUBLICO INGRESA A NUESTRA PAGINA ?

ESCUCHE RADIO SONORA POR INTERNET

ESCUCHE RADIO SONORA POR INTERNET
DE CLICK EN LA IMAGEN Y ESCUCHE EN VIVO RADIO SONORA

TEMAS DE VISITA

REPRODUCTORES

RADIO SONORA 700 AM

RADIO SONORA  700 AM
ESCUCHENOS EN INTERNET www.radiosonoracr.com

EL TIEMPO EN SAN JOSE, COSTA RICA

PROGRAMA QUE SE TRANSMITE DESDE 1995 EN COSTA RICA. ESCUCHELO EN RADIO SONORA 700 AM. DE LUNES A VIERNES DE 9 AM A 12 MD. DIRECTOR WALTER EDUARDO RODRIGUEZ CAMPOS TELEFONOS: 22442727 - 87151515

ESCUCHE RADIO SONORA EN VIVO 24 HORAS AL DIA

ESCUCHE RADIO SONORA EN VIVO 24 HORAS AL DIA
DE CLICK EN EL LOGO DE RADIO SONORA

ARCHIVO DE TEMAS

domingo, 9 de mayo de 2010

SAPRISSA A PUNTO DE SUMAR UN NUEVO CAMPEONATO. LISTA DE CAMPEONES DESDE 1921 HASTA EL 2010

LOS CAMPEONES DE COSTA RICA DESDE 1921 HASTA 2009 FUTBOL PRIMERA DIVISION

HISTORIA/CAMPEONES
CAMPEONES PRIMERA DIVISION DE COSTA RICA
INTERVALO TEMPORAL 1921-2006
TORNEO AÑO CAMPEÓN SUB CAMPEÓN
1 1921 C.S. Herediano Gimástica Española
2 1922 C.S. Herediano C.S. La Libertad
3 1923 C.S. Cartaginés C.S. La Libertad
4 1924 C.S. Herediano C.S. Cartaginés
5 1925 C.S. La Libertad C.S. Herediano
6 1926 C.S. La Libertad C.S. Cartaginés
7 1927 C.S. Herediano C.S. La Libertad
8 1928 L.D. Alajuelense Gimástica Española
9 1929 C.S. La Libertad L.D. Alajuelense
10 1930 C.S. Herediano Gimástica Española
11 1931 C.S. Herediano Orión F.C.
12 1932 C.S. Herediano C.S. La Libertad
13 1933 C.S. Herediano Gimástica Española
14 1934 C.S. La Libertad Alajuela Junior
15 1935 C.S. Herediano Alajuela Junior
16 1936 C.S. Cartaginés C.S. La Libertad
17 1937 C.S. Herediano Gimástica Española
18 1938 Orión F.C. Gimástica Española
19 1939 L.D. Alajuelense C.S. Herediano
20 1940 C.S. Cartaginés Orión F.C.
21 1941 L. D. Alajuelense C.S. La Libertad
22 1942 C.S. La Libertad Gimástica Española
23 1943 Universidad L.D. Alajuelense
24 1944 Orión F.C. C.S. Herediano
25 1945 L.D. Alajuelense Orión F.C.
26 1946 C.S. La Libertad C.S. Herediano
27 1947 C.S. Herediano C.S. La Libertad
28 1948 C.S. Herediano L.D. Alajuelense
29 1949 L.D. Alajuelense Orión F.C.
30 1950 L.D. Alajuelense Deportivo Saprissa
31 1951 C.S. Herediano Orión F.C.
32 1952 Deportivo Saprissa L.D. Alajuelense
33 1953 Deportivo Saprissa C.S. Herediano
34 1954 DESIERTO DESIERTO
35 1955 C.S. Herediano Deportivo Saprissa
36 1956 DESIERTO DESIERTO
37 1957 Deportivo Saprissa L.D. Alajuelense
38 1958 L.D. Alajuelense Deportivo Saprissa
39 1959 L.D. Alajuelense Deportivo Saprissa
40 1960 L.D. Alajuelense C.S. Herediano
41 1961 C.S. Herediano Deportivo Saprissa
42 1961 Carmen F.C. Uruguay de Coronado
43 1962 Deportivo Saprissa L.D. Alajuelense
44 1963 Uruguay de Coronado Deportivo Saprissa
45 1964 Deportivo Saprissa Orión F.C.
46 1965 Deportivo Saprissa L.D. Alajuelense
47 1966 L.D. Alajuelense Deportivo Saprissa
48 1967 Deportivo Saprissa L.D. Alajuelense
49 1968 Deportivo Saprissa C.S. Cartaginés
50 1969 Deportivo Saprissa L.D. Alajuelense
51 1970 L.D. Alajuelense Deportivo Saprissa
52 1971 L.D. Alajuelense Deportivo Saprissa
53 1972 Deportivo Saprissa L.D. Alajuelense
54 1973 Deportivo Saprissa C.S. Cartaginés
55 1974 Deportivo Saprissa C.S. Herediano
56 1975 Deportivo Saprissa C.S. Cartaginés
57 1976 Deportivo Saprissa Deportivo México
58 1977 Deportivo Saprissa C.S. Cartaginés
59 1978 C.S. Herediano Municipal Puntarenas
60 1979 C.S. Herediano C.S. Cartaginés
61 1980 L.D. Alajuelense C.S. Herediano
62 1981 C.S. Herediano A.D. Limonense
63 1982 Deportivo Saprissa Municipal Puntarenas
64 1983 L.D. Alajuelense Municipal Puntarenas
65 1984 L.D. Alajuelense Deportivo Saprissa
66 1985 C.S. Herediano L.D. Alajuelense
67 1986 Municipal Puntarenas L.D. Alajuelense
68 1987 C.S. Herediano C.S. Cartaginés
69 1988 Deportivo Saprissa C.S. Herediano
70 1989 Deportivo Saprissa L.D. Alajuelense
71 1990 DESIERTO DESIERTO
72 1990 - 1991 L.D. Alajuelense Deportivo Saprissa
73 1991 - 1992 L.D. Alajuelense Deportivo Saprissa
74 1992 - 1993 C.S. Herediano C.S. Cartaginés
75 1993 - 1994 Deportivo Saprissa L.D. Alajuelense
76 1994 - 1995 Deportivo Saprissa L.D. Alajuelense
77 1995 - 1996 L.D. Alajuelense C.S. Cartaginés
78 1996 - 1997 L.D. Alajuelense Deportivo Saprissa
79 1997 - 1998 Deportivo Saprissa L.D. Alajuelense
80 1998 - 1999 Deportivo Saprissa L.D. Alajuelense
81 1999 - 2000 L.D. Alajuelense Deportivo Saprissa
82 2000 - 2001 L.D. Alajuelense C.S. Herediano
83 2001 - 2002 L.D. Alajuelense Santos de Guápiles
84 2002 - 2003 L.D. Alajuelense Deportivo Saprissa
85 2003 - 2004 Deportivo Saprissa C.S. Herediano
86 2004 - 2005 L.D. Alajuelense Municipal de Pérez Zeledón
87 2005 - 2006 Deportivo Saprissa Puntarenas F.C.
88 2006 - 2007 Deportivo Saprissa L.D. Alajuelense
89 2007- INV DEPORTIVO SAPRISSA / C S HEREDIANO
90 2008- VER DEPORTIVO SAPRISSA / L.D ALAJUELENSE
91 2008- INV DEPORTIVO SAPRISSA /L.D ALAJUELENSE
92 2009 VER  LIBERIA MÍA / C.S HEREDIANO
93 2009 INV BRUJAS  /  PUNTARENAS 
94 2010 VER  SAPRISSA / SAN CARLOS 

Toneladas De Alabanza

¡Adióscar!, por Édgar Espinoza



 
 ¡Adioscar!
Edgar Espinoza


Nacido en cuna de oro, Dioscar creció arrullado por los síes de su entorno familiar: “Sí, mi príncipe, tomá la chupetica” y “Sí, mi amor, el caramelo es todo tuyo”, hasta que, diay, llegó la infausta hora del destete y la criaturita se dio de nariz contra una sociedad que le decía noes.

Como no había pomada canaria para ese tipo de golpes, ahí empezó Cristo a padecer. El niño-bien acababa oficialmente de conocer al que sería el peor enemigo de su vida, al único que se atrevería a profanar su santuario de sí es encarnados en lujos, juguetes, ajuares y, no sabemos si también, Gerber de “pato al orange”. El asunto es que, acorralado por la inexorable realidad del “No”, sintió desde entonces que su única salida sería deslumbrar al rival y rendirlo a sus pies.

Por eso no es de extrañar en él la aparición, a modo de blindaje, de un ego tan hipersensible como camaleónico: en lo intelectual, poniéndose la sudadera de Harvard; en lo político, engolosinándose con Maquiavelo y, en lo cultural, cantando Otelo bajo la ducha, pues alguien le debe haber metido en la cabeza que ser muy instruido y galardonado lo hacía divinidad.

Sin embargo, tales credenciales no le bastaron. Quería más. Quería todo. A partir de ahí el poder fue su mejor aliado para abrirse paso entre los no es de la inefable sociedad y ascender al soñado “Sí” absoluto que lo pusiera a salvo. Por eso, como mandamás, pronto nos dejó muy claro que con sus premios, ovaciones e inciensos, el importante era él y no la patria, reducida a simple trampolín de sus devaneos de parlamentario inglés y genio renacentista hasta que, bueno… el chupetín se le acabó.
Después vinieron los terribles veinte años de ostracismo político que le desgarraron el superyó por culpa del enorme “No” a la reelección que se le interponía en el camino y que, gracias a la gauchada de sus “yes man” constitucionalistas , se llevó en banda sin importarle sus propias ínfulas de demócrata para entrar de nuevo al poder, esta vez por la cocina, dispuesto a prolongarse en el tiempo y en el espacio.

De entonces acá su pasatiempo favorito ha sido endulzarse la autoestima con el “¡Alabao sea Dioscar!” de sus corifeos institucionales, y que no es otra cosa que el mismo “Sí, mi amor, el caramelo es todo tuyo” que le marcó el antes y después. Mas, no satisfecho, se atrajo al capital para unirlo al coro de loas, así como también a ciertos medios de comunicación para que se la pusieran picandito en el trono mientras él se dedicaba a fumigar a todo aquel opositor que osara airearle en público sus desatinos, contradicciones y dobles discursos, pese a su reciente frase de que un verdadero demócrata, si no tiene oposición, debe crearla.

Es el mismo Dioscar que este diciembre, durante su sobrecogedor mensaje navideño ante el Santo Sepulcro, en Jerusalén (como si ahí Dios fuera más Dios que el de la ermita de Bijagual Abajo de Acosta), clamó al cielo para que en el país hubiera tolerancia. El mismo que durante la cumbre de América Latina y el Caribe, en febrero, criticó sin el menor sonrojo a los gobernantes autoritarios que atentan contra el sistema político de frenos y contrapesos, a los gobiernos tentaculares y a los que coartan la libertad de opinión y expresión. ¡Oh Señor, líbranos de tanto cinismo!

Su vida, pues, se reduce a la infinita búsqueda del aplauso y el halago que lo mantengan lo más lejos posible de la torturante soledad de noes, pues está escrito que todo aquello que se le niegue, sea poder, negocio, ocurrencia o mujer, le exacerbará su fijación por el “Sí” al punto de querer procurárselo contra viento y marea. Por eso invita a su casa a la farándula internacional, por eso posa entre israelíes y palestinos con garbo de Armani, por eso alardea de sus conquistas al mejor estilo del Berlusconi cachondón.

Por eso, además, se pavonea como primera luminaria mundial con fiebre porcina; presume de que la OEA, el BID y la corte celestial en pleno se lo pelean a muerte; le dice al mundo cómo ser mejor aunque aquí nos deje más de un sinsabor, y se vanagloria entre cámaras de fotos y televisión para que, como nutrientes a tiempo completo de su imagen soberana, sacien por esa vía las exigencias afectivas que, por otras, no puede.

Sabe bien que, amasado a su manera, el poder le garantiza el protagonismo público y la idolatría que su ego le reclaman a diario, y de cuya simbiosis la ambición desmedida es su mejor engendro. ¡Como Fidel! ¡Como Chávez! Aunque más por debajito. Solapadón. Lástima, porque con la falta que nos hace un líder bien aterrizado, en él tenemos más bien a un numen ante el que hay que derretirse para que, al altísimo precio de volverse omnímodo, pueda así cerrar su círculo de poder.

Dioscar nació para ser servido y no para servir. Un profundo desdén por todo lo que no sea él parece ser parte esencial de su escudo “antinoes”. Hasta su obra, que por supuesto no responde ni a la urgencia ni al clamor de nuestra sociedad, quedará trunca, o mal hecha o habrá sido concebida a su imagen deífica. Por eso no sólo quedará en deuda una vez más con este pueblo que esperó más de él en seguridad, en la lucha contra la pobreza, en infraestructura pública y hasta en estatura moral, sino que ahora, con su movimiento más reciente dentro del tablero político, pretenderá ejercer el continuismo entre bastidores para seguir glorificándose y dejar sin respuesta tantos interrogantes sobre su reinado.

Kant, el famoso filósofo alemán, era tan genial que 226 años antes pareciera haber predicho el advenimiento político de Dioscar al advertir que el destino final del niño mimado que hace lo que le viene en gana entre caramelos, arrorroes y si-mi-vidas es, irremisiblemente, el de déspota.