RADIO SONORA NUMERO 1 EN COSTA RICA

RADIO SONORA NUMERO 1 EN COSTA RICA
DE UN CLICK EN LA IMAGEN Y ESCUCHE EL AUDIO DE RADIO SONORA 700 AM

¿TEMAS POR LOS QUE EL PUBLICO INGRESA A NUESTRA PAGINA ?

RADIO SONORA 700 AM

TEMAS MAS LEIDOS EN LA ULTIMA SEMANA

ESCUCHE RADIO SONORA POR INTERNET

ESCUCHE RADIO SONORA POR INTERNET
DE CLICK EN LA IMAGEN Y ESCUCHE EN VIVO RADIO SONORA

RADIO SONORA 700 AM

RADIO SONORA  700 AM
ESCUCHENOS EN INTERNET www.radiosonoracr.com

EL TIEMPO EN SAN JOSE, COSTA RICA

PROGRAMA QUE SE TRANSMITE DESDE 1995 EN COSTA RICA. ESCUCHELO EN RADIO SONORA 700 AM. DE LUNES A VIERNES DE 9 AM A 12 MD. DIRECTOR WALTER EDUARDO RODRIGUEZ CAMPOS TELEFONOS: 22442727 - 87151515

ESCUCHE RADIO SONORA EN VIVO 24 HORAS AL DIA

ESCUCHE RADIO SONORA EN VIVO 24 HORAS AL DIA
DE CLICK EN EL LOGO DE RADIO SONORA

ARCHIVO DE TEMAS

lunes, 4 de septiembre de 2017

PAC eligió a los nuevos miembros de su Tribunal de Ética



El Partido Acción Ciudadana (PAC) eligió esta mañana a los nuevos miembros del Tribunal de Ética de la agrupación por un periodo de cuatro años.
La elección de los integrantes (5 titulares y 5 suplentes) la efectuó la Asamblea Nacional, que se reúne en el Colegio de Ingenieros Agrónomos, en Moravia.
Los titulares electos fueron la abogada Ana Karen Cortés; el politólogo Gustavo Machado, quien fue asesor del Ministerio de Justicia en esta administración; Andrea Fernández quien es graduada de derecho; el administrador de empresas Pedro Monterrosa y Victoria Montero.
En las suplencias quedaron Mayra Ovares, Mayra Lucía Vargas, Francisco Pochet, Víctor Castro y Arturo Carballo.

Todos nuestros caminos conducen a Chorilandia - Está escrito: obra que empieza el Gobierno, obra que acaba en desastre. El trayecto Bajo Chilamate-Vuelta Kooper es el nuevo capítulo de esta infinita saga de horror vial, apenas precedido este mismo año por los no menos peripatéticos puente de la platina, paso a desnivel en Paso Ancho y asfaltado de la carretera a Monteverde. Por algo nuestras obras viales están perfectamente clasificadas en tres modalidades: las que se anuncian y no se hacen pero se cobran; las que se hacen, nunca se terminan y nos cuestan el doble, y las que se concluyen, quedan mal hechas y debemos pagarlas por los siglos de los siglos. Acabo de estar en la desembocadura del San Carlos viendo el trazo ya fangoso y siempre penoso de la trocha de doña Laura que continuaría sobre ese río a través de un puente que no pasó de ser una afrenta más al ciudadano. Ahí está también la vía entre Sifón y La Abundancia (Zona Norte), con sus 50 años a lomo de una promesa presidencial que, a juzgar por sus recientes deslaves, errores en el trazado y falta de financiación, presagia otra eternidad en imposturas. La ruta 27, la del singular “primer mundo” de Oscar Arias, de apenas un carril en ambos sentidos, lo mismo: fue construida con los planos y diseños de 40 años atrás y, no bien la inauguró, se desmoronó como pan tostado. Y, bueno…Si solo las gestiones para ampliar la Bernardo Soto a San Ramón cayeron hace tiempo en los predios del “nunca jamás”, es de presumir que su final, de llegar a darse, correrá igual o peor suerte. Ningún proyecto nuestro se salva. ¿Por qué seremos tan incapaces de hacer las obras públicas como se debe? Porque está bien equivocarse en una o en dos pero… ¿en todas? Entramos aquí en un tema de ineptitud, incivilidad y falta de mística nacional pero, sobre todo, de corrupción rampante y sonante: ¿se conciben las obras para servir al ciudadano o para complacer al corrupto? Nos roban sin asco el tiempo, la paciencia y los recursos. Su arte consiste en hacer las cosas mal para tener que seguirles pagando las reparaciones que también se hacen mal. Por algo los chinos prefirieron venir desde el Lejano Oriente a construirnos el puente de La Amistad y el Estadio Nacional. En el caso concreto de Bajo Chilamate-Vuelta Kooper uno también se pregunta: ¿no han tenido acaso todo el providencial invierno de este año para darse cuenta de si ese trayecto se inundaba o no? ¿Y los inspectores del MOPT? ¿Hay inspectores? Lo aconsejable es que, en aras de salvaguardar un poco su imagen e investidura, nuestros presidentes de la república dejen ya de exponerse una y otra vez al ridículo de inaugurar fracasos entre bombos y platillos. Si fuera que están inaugurando un túnel de 57 kilómetros de largo por 2.500 metros de profundidad, como el de Suiza, construido el año pasado bajo los Alpes en menos del tiempo previsto tras 17 años de trabajos que costaron $12 mil millones sin que nadie se robara un cinco, menos mal. Pero para obritas de mero trámite y con tantos años de retraso que, encima, acaban en adefesios, basta y sobra con mandar al curita que las bendiga a ver si se produce el milagro de su salvación. edgar.espinoza@crhoy.com




Está escrito: obra que empieza el Gobierno, obra que acaba en desastre.
El trayecto Bajo Chilamate-Vuelta Kooper es el nuevo capítulo de esta infinita saga de horror vial, apenas precedido este mismo año por los no menos peripatéticos puente de la platina, paso a desnivel en Paso Ancho y asfaltado de la carretera a Monteverde.
Por algo nuestras obras viales están perfectamente clasificadas en tres modalidades: las que se anuncian y no se hacen pero se cobran; las que se hacen, nunca se terminan y nos cuestan el doble, y las que se concluyen, quedan mal hechas y debemos pagarlas por los siglos de los siglos.
Acabo de estar en la desembocadura del  San Carlos viendo el trazo ya fangoso y siempre penoso de la trocha de doña Laura que continuaría sobre ese río a través de un puente que no pasó de ser una afrenta más al ciudadano.
Ahí está también la vía entre Sifón y La Abundancia (Zona Norte), con sus 50 años a lomo de una promesa presidencial que, a juzgar por sus recientes deslaves, errores en el trazado y falta de financiación, presagia otra eternidad en imposturas. 
La ruta 27, la del singular “primer mundo” de Oscar Arias, de apenas un carril en ambos sentidos, lo mismo: fue construida con los planos y diseños de 40 años atrás y, no bien la inauguró, se desmoronó como pan tostado.
Y, bueno…Si solo las gestiones para ampliar la Bernardo Soto a San Ramón cayeron hace tiempo en los predios del “nunca jamás”, es de presumir que su final, de llegar a darse, correrá igual o peor suerte.
Ningún proyecto nuestro se salva. ¿Por qué seremos tan incapaces de hacer las obras públicas como se debe? Porque está bien equivocarse en una o en dos pero… ¿en todas? 
Entramos aquí en un tema de ineptitud, incivilidad y falta de mística nacional pero, sobre todo, de corrupción rampante y sonante: ¿se conciben las obras para servir al ciudadano o para complacer al corrupto?
Nos roban sin asco el tiempo, la paciencia y los recursos. Su arte consiste en hacer las cosas mal para tener que seguirles pagando las reparaciones que también se hacen mal. Por algo los chinos prefirieron venir desde el Lejano Oriente a construirnos el puente de La Amistad y el Estadio Nacional.
En el caso concreto de Bajo Chilamate-Vuelta Kooper uno también se pregunta: ¿no han tenido acaso todo el providencial invierno de este año para darse cuenta de si ese trayecto se inundaba o no? ¿Y los inspectores del MOPT? ¿Hay inspectores?
Lo aconsejable es que, en aras de salvaguardar un poco su imagen e investidura, nuestros presidentes de la república dejen ya de exponerse una y otra vez al ridículo de inaugurar fracasos entre bombos y platillos.
Si fuera que están inaugurando un túnel de 57 kilómetros de largo por 2.500 metros de profundidad, como el de Suiza, construido el año pasado bajo los Alpes en menos del tiempo previsto tras 17 años de trabajos que costaron $12 mil millones sin que nadie se robara un cinco, menos mal.
Pero para obritas de mero trámite y con tantos años de retraso que, encima, acaban en adefesios, basta y sobra con mandar al curita que las bendiga a ver si se produce el milagro de su salvación.