MARCHAMO CONSULTAS Y PAGO

MARCHAMO CONSULTAS Y PAGO
AQUI CONSULTE EL PAGO DE MARCHAMO 2018

RADIO SONORA NUMERO 1 EN COSTA RICA

RADIO SONORA NUMERO 1 EN COSTA RICA
DE UN CLICK EN LA IMAGEN Y ESCUCHE EL AUDIO DE RADIO SONORA 700 AM

ESCUCHE RADIO SONORA POR INTERNET

ESCUCHE RADIO SONORA POR INTERNET
DE CLICK EN LA IMAGEN Y ESCUCHE EN VIVO RADIO SONORA

¿TEMAS POR LOS QUE EL PUBLICO INGRESA A NUESTRA PAGINA ?

ARCHIVO DE TEMAS

RADIO SONORA 700 AM

RADIO SONORA  700 AM
ESCUCHENOS EN INTERNET www.radiosonoracr.com

EL TIEMPO EN SAN JOSE, COSTA RICA

INGRESE SU EMAIL Y RECIBIRA LAS ACTUALIZACIONES DE ESTA PAGINA

RADIO SONORA 700 AM

RADIO SONORA 700 AM DE UN CLICK EN LA IMAGEN Y ESCUCHE NUESTRO AUDIO EN VIVO

RADIO SONORA   700 AM  DE UN CLICK EN LA IMAGEN Y ESCUCHE NUESTRO AUDIO EN VIVO
MUCHAS FELICIDADES EN ESTAS FIESTAS DE NAVIDAD 2016

LO MAS LEIDO EN LA HISTORIA DE LA VOZ DEL PUEBLO

LO MAS LEIDO EN ESTE MES

LO MAS LEIDO ESTA ULTIMA SEMANA

lunes, 26 de diciembre de 2016

COSTA RICA AVANZÓ EN IMPORTANTES PROCESOS ESTRUCTURALES Baja de la conflictividad social, inversión en educación, generación de energías limpias. Reducción pobreza en Región Chorotega, estabilidad monetaria e impulso a una agenda fiscal destacan como principales logros 2015 registró la mayor inversión social pública de la década y la segunda más alta del presente siglo; sin crear nuevas entidades o programas, lo que evidencia un uso más eficiente de los recursos.


Resultados del Vigésimo Segundo Informe Estado de la Nación con indicadores del año 2015

COSTA RICA AVANZÓ EN IMPORTANTES PROCESOS ESTRUCTURALES   

  • Baja de la conflictividad social, inversión en educación, generación de energías limpias. Reducción pobreza en Región Chorotega,  estabilidad monetaria e impulso a una agenda fiscal destacan como principales logros
  • 2015 registró la mayor inversión social pública de la década y la segunda más alta del presente siglo; sin crear nuevas entidades o programas, lo que evidencia un uso más eficiente de los recursos.

La vigésima segunda edición del Programa Estado de la Nación, con indicadores del año 2015, reveló que Costa Rica muestra avances y consolidación de significativas tendencias en su agenda de desarrollo que fortalecen el sistema democrático como son una baja en la conflictividad social, estabilidad monetaria y una alta inversión social.

Los resultados señalan una disminución importante en el tema deprotesta social, la cual se redujo con nuevos canales de diálogo con diversos sectores sociales y una política de apertura y participación para dirimir las conflictos. Actualmente Costa Rica vive la menor conflictividad social desde hace 5 años, producto de los eficientes canales de comunicación propuestos por la Administración Solís Rivera

En el tema de inversión social, el Informe del Programa Estado de la Nación resaltó el crecimiento que ha fomentado el Gobierno en este ámbito. Durante el 2015 se registró la mayor inversión social pública de la década y la segunda más alta del presente siglo; resultados obtenidos sin crear nuevas entidades o programas, lo que evidencia un uso más eficiente de los recursos.

El informe, entregado en noviembre anterior, destacó la estabilidad monetaria, inflación negativa, un tipo de cambio estable y los esfuerzos que ha realizado la Administración Solís Rivera con el fin de contener el gasto y aumentar la recaudación tributaria.



10 AVANCES

  • Fuerte reducción de la protesta social. Menor conflictividad social a partir del año 2014, gracias a la existencia de canales efectivos para dirimir conflictos. Hace 5 años que esto no ocurría.
  • Mejora producción de leyes. Mayor producción de leyes sustantivas con fuente de financiamiento. En el período 2015-2016un 47% (de 32 nuevas leyes) las leyes cuentan con fuente de financiamiento específica, con lo que se genera una labor legislativa más eficiente y fiscalmente más responsable.
  • Estabilidad monetaria. Durante el 2015 Costa Rica registró una de las menores tasas de inflación de su historia. El tipo de cambio se mantuvo con pocas variaciones. Mejoró también la tasa de crecimiento de ingreso nacional disponible real.
  • Fuerte expansión real de la inversión social pública. En el 2015 Costa Rica experimentó el mayor crecimiento de la década y el segundo más alto del presente siglo.  En términos reales per cápita, por primera vez en 35 años la inversión social pública superó máximos históricos de principios de los años 80. Durante el 2015 no se crearon nuevas entidades ni programas. Se registra una mayor eficiencia en el uso de los recursos.
  • Aumentos sostenidos en inversión para beneficiar población vulnerable. Los mayores aumentos fueron en seguridad social (5,7%), salud (5,1%), vivienda y territorio (4,6%) y educación (4,4%). Los rubros más dinámicos: CEN-CINAI, pensiones contributivas, suministro de agua, servicios de hospitalización y educación en todos sus niveles. Se mantuvo similar al año anterior: becas, comedores, pensiones régimen no contributivo.
  • Región Chorotega reduce la pobreza. Significativo descenso de 6% en pobreza, pasando de un 33,2% en el año 2014 a 27% en el 2015.  Igual reducción en la pobreza extrema que disminuyó del 12,1% al 10,4%.
  • Inversión social en educación. La Administración Solís Rivera ejecuta el plan de inversión más alto en construcción y mejora de infraestructura educativa en todo el país, para dotar de escuelas y colegios a las familias y comunidades.
  • Presencia de Costa Rica en política exterior. El año 2015 es considerado de gran actividad en las relaciones internacionales: 34 naciones miembros admitieron al país en la adhesión a OCDE, manejo regional del tema de migrantes, resolución de la Corte Internacional de Justicia diferendo entre Costa Rica y Nicaragua.
  • Generación eléctrica con fuentes limpias. Para el periodo 2014-2015 la participación y uso de fuentes renovables en electricidad fue de un 99%.
  • Impulso a la agenda fiscal. El déficit fiscal está considerado como uno de los principales problemas que debe resolver Costa Rica.  La Administración Solís Rivera presentó una serie de proyectos legislativos para el Fortalecimiento de la Hacienda Pública para control del gasto y mejorar ingresos, con el objetivo de lograr sostenibilidad en el largo plazo

A sus órdenes,

CASA PRESIDENCIAL 24/12/2016 - Cadena Nacional de mañana sábado 24 de diciembre, que será transmitido a las 7 p.m. / Tema: Compromiso en el 2016, esperanza para el 2017

Cadena Nacional de mañana sábado 24 de diciembre, que será transmitido a las 7 p.m.


Tema: Compromiso en el 2016, esperanza para el 2017 




Teléfonos celulares y el riesgo de cáncer - National Cancer Institute / ¿Por qué hay preocupación de que los teléfonos celulares puedan causar cáncer u otros problemas de salud? Existen tres razones principales por las que la gente se preocupa de que los teléfonos celulares (también llamados teléfonos “inalámbricos” o “móviles”) puedan causar ciertos tipos de cáncer u otros problemas de salud: Los teléfonos celulares emiten energía de radiofrecuencia (ondas de radio), una forma de radiación no ionizante. Los tejidos que están más cerca de la antena pueden absorber esta energía. El número de usuarios de teléfonos celulares ha aumentado rápidamente. De acuerdo a la Asociación de Telecomunicaciones Celulares e Internet (Cellular Telecommunications and Internet Association), para el año 2014, había más de 327.5 millones de personas suscritas a servicios de teléfonos celulares en los Estados Unidos. Este es un aumento de casi tres veces los 110 millones de usuarios que había en el año 2000. A nivel mundial, la Unión Internacional de Telecomunicaciones calcula que la cifra de personas suscritas a servicios de teléfonos celulares es de 5 mil millones.



Teléfonos celulares y el riesgo de cáncer

  • Control de tamaño de fuente
  • Imprimir
  • Enviar por correo electrónico
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Pinterest



¿Por qué hay preocupación de que los teléfonos celulares puedan causar cáncer u otros problemas de salud?

Existen tres razones principales por las que la gente se preocupa de que los teléfonos celulares (también llamados teléfonos “inalámbricos” o “móviles”) puedan causar ciertos tipos de cáncer u otros problemas de salud:
    • Los teléfonos celulares emiten energía de radiofrecuencia (ondas de radio), una forma de radiación no ionizante. Los tejidos que están más cerca de la antena pueden absorber esta energía.
    • El número de usuarios de teléfonos celulares ha aumentado rápidamente. De acuerdo a la Asociación de Telecomunicaciones Celulares e Internet (Cellular Telecommunications and Internet Association), para el año 2014, había más de 327.5 millones de personas suscritas a servicios de teléfonos celulares en los Estados Unidos. Este es un aumento de casi tres veces los 110 millones de usuarios que había en el año 2000. A nivel mundial, la Unión Internacional de Telecomunicaciones calcula que la cifra de personas suscritas a servicios de teléfonos celulares es de 5 mil millones.
Con el tiempo, el número de llamadas diarias con teléfonos celulares, la duración de cada llamada y la cantidad de tiempo que las personas usan dichos teléfonos han aumentado. Sin embargo, los adelantos de la tecnología de teléfonos celulares han resultado en aparatos que tienen menores emisiones de energía que los modelos anteriores.
La hoja informativa del NCI sobre la Exposición a campos magnéticos y el cáncer incluye información sobre redes de áreas locales inalámbricas (conocidas como Wi-Fi), sobre estaciones base de teléfonos celulares y sobre teléfonos inalámbricos.   

¿Qué es la energía de radiofrecuencia y cómo afecta al cuerpo?

La energía de radiofrecuencia es una forma de radiación electromagnética. La radiación electromagnética se puede clasificar en dos tipos: ionizante (p. ej., los rayos X, el radón y los rayos cósmicos) y no ionizante (p. ej., la radiofrecuencia y la frecuencia baja en extremo o la frecuencia eléctrica). La radiación electromagnética se define de acuerdo a su amplitud de onda y a su frecuencia, la cual es el número de ciclos de una onda que pasa un punto de referencia por segundo. Las frecuencias electromagnéticas se describen en unidades llamadas hercios (Hz).
La energía de la radiación electromagnética se determina por su frecuencia; la radiación ionizante es alta frecuencia y, por lo tanto, alta energía, mientras que la radiación no ionizante es baja frecuencia y, por lo tanto, de baja energía. Más información sobre la radiación ionizante puede encontrarse en la página de Radiación.
La frecuencia de la radiación electromagnética de la radiofrecuencia comprende entre 30 kilohertz (30 kHz o 30,000 Hz) a 300 gigahertz (300 GHz o 300 mil millones Hz). Los campos electromagnéticos en rango de radiofrecuencia se usan para aplicación en telecomunicaciones, incluso en teléfonos celulares, en televisiones y transmisiones de radio. El cuerpo humano absorbe energía de aparatos que emiten radiación electromagnética de radiofrecuencia. La dosis de energía absorbida se calcula usando una medida llamada tasa de absorción específica (SAR), la cual se expresa en vatios por kilogramo del peso corporal.
La exposición a la radiación ionizante, tal como de rayos X, se sabe que aumenta el riesgo de cáncer. Sin embargo, aunque muchos estudios han examinado los posibles efectos para la salud de la radiación no ionizante procedente de radares, de hornos de microondas, teléfonos celulares y de otras fuentes, no existe actualmente evidencia firme de que la radiación no ionizante aumente el riesgo de cáncer (1).
El único efecto biológico reconocido firmemente de la energía de radiofrecuencia es el calentamiento. La capacidad de los hornos de microondas para calentar los alimentos es un ejemplo de este efecto de la energía de radiofrecuencia. La exposición a la radiofrecuencia por el uso de teléfonos celulares no causa calentamiento en el área del cuerpo (oído, cabeza, etc.) en donde se apoya un teléfono celular o algún otro aparato. Sin embargo, no es suficiente para aumentar la temperatura corporal en forma que se pueda medir y no hay otros efectos claramente establecidos en el cuerpo por la energía de radiofrecuencia.
Se ha sugerido que la energía de radiofrecuencia podría afectar el metabolismo de la glucosa, pero dos pequeños estudios que examinaron el metabolismo de glucosa cerebral después de usar un teléfono celular mostraron resultados incongruentes. Mientras que un estudio mostró un mayor metabolismo de glucosa en la región del cerebro próxima a la antena en comparación con tejidos en el lado opuesto del cerebro (2), el otro estudio (3) encontró un metabolismo menor de glucosa en el lado del cerebro en donde se usó el teléfono.  
Otro estudio investigó si la exposición a la energía de radiofrecuencia de los teléfonos celulares afectaba el flujo de sangre en el cerebro y no encontró evidencia de tal efecto (4).
Los autores de estos estudios indicaron que los resultados son preliminares y que se desconocen aún resultados posibles para la salud de los cambios en el metabolismo de la glucosa. Tales resultados incongruentes no son raros en estudios experimentales de los efectos biológicos de la radiación electromagnética de la radiofrecuencia (5). Algunos factores que contribuyen incluyen las asunciones que se usan para calcular las dosis, la falla en considerar los efectos de temperatura y la falta de enmascarar para los investigadores el estado de exposición.


¿Cómo se mide la exposición a la energía de radiofrecuencia en los estudios epidemiológicos?

Los estudios epidemiológicos usan información de varias fuentes, incluso de cuestionarios y datos de proveedores de servicios de teléfonos celulares. Todavía no es posible hacer mediciones directas fuera de un entorno de laboratorio. Los cálculos tienen en cuenta lo siguiente:
  • Con qué “regularidad” los participantes del estudio usan teléfonos celulares (el número mínimo de llamadas por semana o por mes)
  • La edad y el año cuando los participantes del estudio usaron por primera vez un teléfono celular y la edad y el año que lo usaron por última vez (permite calcular la duración y el tiempo desde el principio del uso)
  • El número promedio de llamadas de teléfono celular por día, por semana o por mes (frecuencia)
  • La duración promedio de una llamada típica del celular
  • El número total de horas de uso en lo que llevan de vida, calculado por la duración de una llamada típica, por la frecuencia del uso y por el tiempo de uso

¿Qué han mostrado las investigaciones acerca de los posibles efectos de la energía de radiofrecuencia que causen cáncer?

La energía de radiofrecuencia, al contrario de la radiación ionizante, no causa daño al ADN que pueda conducir al cáncer. El único efecto biológico que se observa con constancia en humanos es el calentamiento de tejido. En estudios con animales, no se ha encontrado que cause cáncer o que incremente los efectos causantes de cáncer de carcinógenos químicos conocidos (6-8). El Instituto Nacional de Ciencias Ambientales de la Salud (NIEHS), el cual es parte de los Institutos Nacionales de la Salud, está llevando a cabo un estudio a gran escala en roedores acerca de la exposición a energía de radiofrecuencia (el tipo usado en teléfonos celulares). Esta investigación se efectúa en laboratorios altamente especializados que pueden especificar y controlar las fuentes de radiación y medir sus efectos. Los resultados preliminares de este estudio fueron publicados en mayo de 2016. 
Los investigadores han llevado a cabo varios tipos de estudios epidemiológicos para investigar la posibilidad de que exista una relación entre el uso de teléfonos celulares y el riesgo de tumores cerebrales malignos (cancerosos), tales como gliomas; así como tumores benignos (no cancerosos), como neuromas acústicos (tumores en las células del nervio responsable de la audición); la mayoría de los meningiomas (tumores en las meninges, las cuales son membranas que cubren y protegen al cerebro y a la médula espinal); y los tumores de glándula parótida (tumores en las glándulas salivales) (9).
En un tipo de estudio, llamado estudio de casos y controles, se compara el uso de teléfonos celulares por personas con estos tipos de tumores y por personas que no tienen dichos tumores. En otro tipo de estudio, llamado estudio de cohortes, se hace el seguimiento a un grupo grande de personas por un tiempo determinado y se compara el índice de estos tumores entre las personas que usaron teléfonos celulares y las que no los usaron. Los datos de incidencia de cáncer pueden también analizarse por un tiempo para ver si los índices de cáncer cambiaron en las poblaciones grandes durante el periodo en que el uso de teléfonos celulares aumentó drásticamente. Estos estudios no han mostrado evidencia clara de una relación entre el uso de teléfonos celulares y el cáncer. Sin embargo, los investigadores han informado de algunas asociaciones estadísticamente significativas para ciertos subgrupos de gente.
Tres estudios epidemiológicos grandes han examinado la asociación posible entre el uso de teléfonos celulares y el cáncer. Interphone, un estudio de casos y controles; el Estudio Danés, un estudio de cohortes; y el Estudio del Millón de Mujeres, otro estudio de cohortes.
  • Interphone
Cómo se efectuó el estudio: Este es el mayor estudio de casos y controles relacionado con la salud sobre el uso de teléfonos celulares y el riesgo de tumores de cabeza y cuello. Un consorcio de investigadores de 13 países efectuó este estudio. Los datos se originaron de cuestionarios que completaron los participantes del estudio.
Lo que mostró el estudio: Los análisis más publicados de este estudio no han revelado aumentos estadísticamente significativos en los cánceres de cerebro o del sistema nervioso central que estén relacionados con un mayor uso de teléfonos celulares. Un análisis mostró un aumento estadísticamente significativo, aunque moderado, en el riesgo de glioma en la proporción pequeña de participantes del estudio quienes pasaron más tiempo total en llamadas de teléfonos celulares. Sin embargo, los investigadores consideraron este resultado como no concluyente porque sintieron que el grado de uso reportado por algunos participantes no era probable y que los participantes que reportaron grados más bajos de uso al parecer tenían un menor riesgo de cáncer de cerebro comparados con gente que no usó teléfonos celulares regularmente (5,10,11). Otro análisis reciente de este estudio no encontró relación entre el sitio de tumores de cerebro y las regiones del cerebro que estuvieron expuestas a concentraciones más altas de energía de radiofrecuencia procedente de los teléfonos celulares (12).
  • Estudio danés
Cómo se efectuó el estudio: Este estudio de cohortes en Dinamarca relacionó la información de facturación de más de 358 000 suscriptores de teléfono celular con los datos de incidencia de tumores de cerebro del Registro Danés de Cáncer.
Lo que mostró el estudio: No se observó una asociación entre el uso de teléfonos celulares y la incidencia de glioma, de meningioma o de neuroma acústico, ni siquiera entre personas que habían estado suscritos a teléfonos celulares por 13 años o más (13-15).
  • Estudio del Millón de Mujeres
Cómo se efectuó el estudio: Este estudio prospectivo de cohortes llevado a cabo en el Reino Unido usó datos obtenidos de cuestionarios que completaron los participantes del estudio.
Lo que mostró el estudio: El uso personal reportado no estuvo asociado con un riesgo mayor de glioma, de meningioma o de tumores que no eran del sistema nervioso central. Aunque los resultados originales publicados reportaron una asociación con un riesgo mayor de neuroma acústico (16), esta asociación desapareció después de seguimiento adicional de cohortes (17).  
Además de esos tres estudios grandes, otros estudios epidemiológicos más pequeños se han fijado en las asociaciones entre el uso de teléfonos celulares y el cáncer. Estos son:
    • Dos estudios de casos y controles patrocinados por el NCI, cada uno efectuado en muchos centros médicos académicos u hospitales entre 1994 y 1998, usaron datos de cuestionarios (18) o de entrevistas realizadas por computadoras personales (19). Ningún estudio mostró una relación entre el uso de teléfonos celulares y el riesgo de glioma, de meningioma o de neuroma acústico.
    • El estudio CERECAT, otro estudio de casos y controles efectuado en muchas localidades de Francia de 2004 a 2006, usó datos recolectados en entrevistas en persona usando cuestionarios regulares (20). Este estudio no encontró una asociación para gliomas o para meningiomas al comparer a usuarios regulares de teléfonos celulares con personas que no los usaban. Sin embargo, las personas que los usaban más tuvieron riesgos significativamente mayores tanto de gliomas como de meningiomas.
    • Un análisis en conjunto de dos estudios de casos y controles llevados a cabo en Suecia reportó tendencias estadísticamente significativas de un mayor riesgo de cáncer de cerebro por el grado total de uso de teléfonos celulares y los años de uso entre quienes comenzaron a usar esos teléfonos antes de los 20 años de edad (21).
    • Otro estudio de casos y controles en Suecia, parte de los estudios en conjunto de Interphone, no encontró un riesgo mayor de cáncer de cerebro entre los usuarios de teléfonos celulares de 20 a 69 años de edad por largo tiempo (22).
    • El estudio CEFALO, un estudio de casos y controles internacional de niños diagnosticados con cáncer de cerebro de 7 a 19 años de edad, no encontró una relación entre su uso de teléfonos celulares y el riesgo de cáncer de cerebro (23).
Investigadores han llevado a cabo también análisis de tendencias de incidencia para determinar si la incidencia de cáncer de cerebro o de otros cánceres ha cambiado en el tiempo en que el uso de teléfonos celulares aumentó dramáticamente. Estos son:
    • Un análisis de datos del Programa de Vigilancia, Epidemiología y Resultados Finales (SEER) del NCI evaluó la incidencia del cáncer en los Estados Unidos. Este análisis no encontró un aumento de la incidencia de cánceres de cerebro u otros cánceres del sistema nervioso central entre 1992 y 2006, a pesar del aumento dramático del uso de teléfonos celulares en este país durante ese tiempo (24).
    • Un análisis de datos de incidencia de Dinamarca, Finlandia, Noruega y Suecia para el periodo de 1974 a 2008 tampoco reveló un incremento en la incidencia, ajustada a la edad, de tumores de cerebro (25).
    • Unas series de estudios que evaluaron escenarios diferentes (llamados simulaciones por los autores del estudio) se llevaron a cabo mediante el uso de datos de incidencia de los países nórdicos  para determinar la probabilidad de detectar varios grados de riesgo como se había reportado en estudios de uso de teléfonos celulares y tumores de cerebro entre 1979 y 2008. Los resultados fueron compatibles con no mayores riesgos por los teléfonos celulares, como lo habían indicado la mayoría de los estudios epidemiológicos. Los resultados sí sugirieron que el aumento reportado entre el subgrupo de usuarios regulares más frecuentes en el estudio Interphone no podia descartarse pero no era probable. Los riesgos altamente mayores reportados en el análisis sueco de conjunto eran fuertemente desacordes con los índices de gliomas en los países nórdicos (26).
    • Un estudio de 2012 por investigadores del NCI (27) comparó los índices de incidencia observados de glioma en los datos de SEER para Estados Unidos con los índices simulados de los pequeños riesgos reportados en el estudio Interphone (11) y el riesgo mucho mayor de cáncer de cerebro entre los usuarios de teléfonos celulares reportado en el análisis de conjunto en Suecia (21). Los índices observados en Estados Unidos mostraron que no había aumento, pero no se pudo descartar un riesgo pequeño mayor entre el subgrupo de usuarios más frecuentes del estudio Interphone. Las tendencias de incidencia observadas no concordaban con los riesgos mayores reportados en el estudio conjunto sueco. Estos resultados sugieren que los riesgos mayores observados en el estudio sueco no se reflejan en las tendencias de incidencia en Estados Unidos.

¿Por qué no concuerdan los resultados de diferentes estudios sobre el uso de teléfonos celulares y el riesgo de cancer?

Un número limitado de estudios ha mostrado cierta evidencia de asociación estadística del uso de teléfonos celulares y los riesgos de tumores de cerebro, pero la mayoría de los estudios no han encontrado una asociación. Las razones de estas discrepancias son las siguientes:
    • Sesgo de memoria, el cual ocurre cuando los datos de exposiciones y de hábitos pasados se recolectan de los participantes del estudio usando cuestionarios administrados después del diagnóstico de una enfermedad en algunos de los participantes. Es posible que los participantes del estudio que tienen tumores de cerebro recuerden su uso de teléfonos celulares de modo diferente a las personas sin esos tumores. Muchos estudios epidemiológicos del uso de teléfonos celulares y del riesgo de cáncer de cerebro carecen de datos verificables acerca del grado total del uso de teléfonos celulares en un determinado tiempo. Además, las personas que presentan tumores de cerebro quizás tengan una tendencia a recordar haber usado su celular en el mismo lado de la cabeza donde se encontró el tumor, independientemente de si realmente usaron su celular de ese lado de la cabeza por mucho tiempo o solo un poco.
    • Informes inexactos, los cuales pueden suceder cuando la gente dice que algo sucedió con mayor o menor frecuencia de lo que realmente fue. La gente puede no recordar cuánto usó los teléfonos celulares en un periodo determinado de tiempo.
    • Morbilidad y mortalidad entre los participantes del estudio que tienen cáncer de cerebro. Los gliomas son particularmente difíciles de estudiar, por ejemplo, debido a su alto índice de mortalidad y a la corta supervivencia de las personas que presentan estos tumores. Los pacientes que sobreviven al tratamiento inicial quedan frecuentemente incapacitados, lo cual puede afectar sus respuestas a las preguntas. Además, en el caso de las personas que han muerto, sus parientes más cercanos, por lo general, están menos familiarizados con los patrones de uso del celular de su familiar fallecido, y es probable que no describan dichos patrones con precisión durante una entrevista.
    • Sesgo de participación, lo cual puede suceder cuando las personas diagnosticadas con tumores de cerebro tienen más probabilidad que las personas sanas (las cuales son el grupo de control) de inscribirse en un estudio de investigación. Además, los participantes controles que no usaron celulares o que rara vez lo hicieron tenían menos probabilidad de participar en el estudio Interphone que los participantes controles que usaron teléfonos celulares de manera regular. Por ejemplo, el estudio Interphone reportó índices de participación de 78% de pacientes con meningioma (en una escala de 56 a 92% para los estudios individuales), 64% de pacientes con glioma (escala de 36 a 92%) y 53% de sujetos de control (escala de 42 a 74%) (11).
    • Tecnología y métodos de uso en cambio constante. Los estudios más viejos evaluaron la exposición a la energía de radiofrecuencia emitida por teléfonos celulares análogos. Sin embargo, la mayoría de los teléfonos celulares actuales usan tecnología digital, la cual opera a una frecuencia diferente y a un nivel menor de electricidad que los teléfonos análogos. Los teléfonos celulares digitales han estado en uso por más de una década en Estados Unidos, y la tecnología celular continúa cambiando (9). Los mensajes de texto, por ejemplo, se han convertido en una forma popular de usar el teléfono celular para comunicarse que no requiere acercar el teléfono a la cabeza. Además, el uso de la tecnología que no requiere del uso de las manos, como los auriculares con cable e inalámbricos, es cada vez mayor y puede reducir la exposición de la cabeza y del cerebro a la energía de radiofrecuencia.

¿Cuál es la conclusión de las organizaciones de expertos acerca del riesgo de cáncer por el uso de teléfonos celulares?

En 2011, la