UNA NEGOCIACIÓN FALLIDA LA PÉRDIDA DE LA SEGURIDAD SOCIAL




La negociación alcanzada por los dirigentes de los motociclistas en la pasada protesta contra el aumento del Seguro Obligatorio de Automóviles (SOA), resultó ser un verdadero fiasco. El Instituto Nacional de Seguros (INS), ha mal administrando ese seguro, dejando de actualizar su costo durante los tres últimos años y pretendió de un solo golpe aumentarlo a los motociclistas en un 48.8%. Este aumento es producto de la irresponsabilidad del INS y no culpa de los motociclistas, este principio debió haber regido en cualquier negociación al respecto, sin embargo, no fue así.

El SOA brinda una cobertura de 6 millones de colones para atención médica en caso de accidente automovilístico a cada uno de los afectados. En caso de fallecimiento dicho monto se entrega a los familiares directos para el pago del funeral y otros gastos. Este seguro es parte de la Seguridad Social Costarricense y bajo ninguna circunstancia se debe permitir su deterioro.

La negociación alcanzada por los dirigentes de los motociclistas permite que el INS haga un rebajo en el aumento del marchamo a los motociclistas pero también podrá rebajar el monto de la cobertura. Esto significa que el incremento del costo del seguro pasó de 48.8% a un 15%, pero los que paguen ese monto solo tendrán una cobertura de 3.5 millones de colones y no de seis como si lo tendrán todos los demás, inclusive los que cancelen el aumento completo del seguro de las motocicletas. Esto es muy grave.

Los dirigentes que negociaron estos acuerdos (exceptuando los que tienen poca experiencia) cometieron un grave error: aceptaron un desmejoramiento en nuestra Seguridad Social a cambio de una rebaja en la cuota que todo beneficiario debe pagar para obtener la cobertura de un seguro.

Es tan grave el error cometido, que el INS y el Gobierno se aprovechan de lo pactado y decretan una modificación al Reglamento sobre el Seguro Obligatorio para Vehículos Automotores, en la Gaceta 233, Alcance 99 del 5 de diciembre del 2011 N° 36878 - MP-MOPT-JP, que dice:
 “Artículo 14.—Cobertura máxima ordinaria del seguro obligatorio.
(…)
El Instituto Nacional de Seguros podrá clasificar los vehículos según el tipo de riesgo y podrá establecer las primas diferenciales para cada uno de ellos así como sus coberturas diferenciadas. Para ese efecto, utilizará las bases técnicas, reales y actuariales; además, se fundamentará en su propia experiencia, en forma tal que se garanticen el costo de la administración y también el otorgamiento de las prestaciones en dinero, médico-sanitarias y de rehabilitación, así como la solidez financiera del régimen.”
 “Artículo 17.—Competencia del INS para incrementar o disminuir los límites de cobertura. Los límites de cobertura establecidos en este Reglamento podrán ser incrementados o disminuidos por el Instituto Nacional de Seguros cuando los estudios técnicos elaborados al efecto, así lo recomienden o determinen.”    (lo resaltado no es del original)

Esto quiere decir que el INS “podrá diferenciar las coberturas de un seguro social” de manera que le otorgará el monto que quiera y al que quiera. Podría rebajarle el monto a quienes más lo necesitan para bajar costos o podría establecer coberturas diferenciadas para favorecer a políticos, ricos y sus familiares.
Los Seguros Sociales deben cubrir a todos por igual y con el mismo monto económico. Eso es uno de los Principios que rigen sistema de Seguridad Social. Haber negociado una disminución de la cobertura a cambio de un rebajo en el pago de esta, podría ser el principio del fin de nuestros Seguros Sociales. ¿Qué pasaría si algunos dirigentes negociaran un rebajo de la cuota obrera al Seguro de Enfermedad  y Maternidad a cambio de que la CCSS no cubra la enfermedad del cáncer o la diabetes? Aceptar un rebajo en la cobertura del SOA de 2.5 millones para los que no puedan pagar costo completo del seguro, es condenarlos a una atención económicamente mediocre, siendo que médicamente recibirán una atención menor por no tener dinero. Esto se había superado hace 70 años, cuando los pobres no tenían acceso a la salud. Hoy se cometió el error de diferenciar las coberturas de la Seguridad Social de acuerdo al dinero que se tenga en el bolsillo.

Deben dar cuentas estos dirigentes de este tipo de decisiones que deterioraron nuestra Seguridad Social. Deben explicar a qué intereses responden y con quienes se quieren congraciar. Deben aclarar el daño que han hecho a los motociclistas que no tienen recursos para pagarse una buena cobertura de seguro. Sus familias tienen derecho a saber lo que perderán ante una tragedia. Con esta decisión los servicios de la CCSS han sufrido un fuerte daño y sus asegurados sufrirán más atrasos y deterioro en su atención. Lo que han hecho estos dirigentes es muy grave y deben asumir las consecuencias de sus actos.

Luis Alberto Salas Sarkís
Ced. 1-560-606

Comentarios